01 enero, 2019

Corona de canela, naranja y especias


Damos la bienvenida al Nuevo Año 2019 con esta corona de canela, naranja y especias. No se me ocurre mejor manera de estrenar el Nuevo Año que con una receta especiada y reconfortante como son los bollos de canela y cardamomo. 
La receta no puede ser más fácil y sencilla. Sin levados eternos ni amasados interminables. Además es una receta super versátil, ya que puedes adaptar el relleno a tus gustos o necesidades. Me encanta trabajar con esta masa porque es super elástica y muy agradecida en su manipulación.

No me digas que no es fácil y resultón, verdad? Pues ya sabes, si quieres empezar el año con buen pie... ¡Pon una corona de especias en tu desayuno!.

Corona de canela, naranja y especias
[Receta adaptada de Linda Lomelino]
Ingredientes
12gr. de levadura fresca
40gr. de mantequilla a temperatura ambiente
125ml. de leche
Medio gramo de azafrán
1/4 de cucharadita de sal
1/2 cucharadita de cardamomo en polvo
Ralladura de media naranja
100gr. de harina de trigo 9%
100gr. de harina de trigo 13%
Relleno
50gr. de mantequilla a temperatura ambiente
25gr. de azúcar de vainilla
1/2 cucharada de canela en polvo
1/4 de cucharadita de cardamomo
Ralladura de una naranja
Naranja confitada en daditos (opcional)
Una pizca de sal
1 huevo para pincelar con leche + una pizca de sal 

Preparación


1. En un cazo derretimos la mantequilla, añadimos la leche, azafrán y calentamos hasta los 37 ºC. Retiramos de fuego y vertemos sobre un bol grande en el que habremos desmenuzado la levadura fresca.

2. Cuando la levadura esté totalmente disuelta , añadimos el azúcar, sal, cardamomo, ralladura y harina tamizada.

3. Amasamos con el gancho hasta que la masa esté suave y elástica. Cubrimos el bol con film de plástico y dejamos que doble su volumen. Tardará entre 1 h y 1 h y media.

4. Sobre una superficie ligeramente enharinada, pasamos el rodillo y hacemos un rectángulo de unos 55 x 27 cm.
5. Mezclamos todos los ingredientes del relleno y lo extendemos sobre la plancha de masa. Enrollamos la masa desde la parte mas larga. Una vez enrollado dividimos la masa longitudinalmente con la ayuda de un cuchillo. Ahora mismo debemos tener dos tiras largas de 55 cm.
6. Empezamos a unir las dos tiras como si de una trenza se tratase. Damos forma de corona y pasamos a una bandeja provista de papel vegetal. Tapamos con film de plástico y dejamos levar hasta que doble su volumen. 

7. Precalentamos el horno a 200 ºC con calor arriba y abajo con la rejilla en la parte más baja.

8. Pincelamos la corona con huevo batido + leche + sal. Espolvoreamos azúcar de vainilla sobre la corona. 

9. Horneamos a 200 ºC unos 20 minutos o hasta que se dore. Dejamos enfriar sobre una rejilla y espolvoreamos con azúcar glas.



Feliz Año



26 diciembre, 2018

Tarta colibrí con crema de merengue suizo y caramelo salado

La tarta que hoy os traigo, fue la protagonista de mi mesa navideña en la cena de Nochebuena. Esta tarta colibrí (Hummingbird cake) es, aunque no lo parezca, bien fácil de hacer. La tarta colibrí o hummingbird cake es un pastel de especias con nueces, piña y plátano muy popular en el sur de Estados Unidos. Si te gusta la tarta de zanahoria (carrot cake) esta te va a encantar. Es un bizcocho jugoso, lleno de sabor y con texturas.

Aunque a primera vista puede parecer  una receta muy extensa y complicada, para nada lo es. Son muchas elaboraciones, pero algunas, como las galletas y glasa, son totalmente opcionales. Luego tenemos la salsa de caramelo salado que definitivamente la tenéis que hacer sí o sí, no solo porque está deliciosa, que lo está, si no porque el sabor casa a la perfección con el resto de ingredientes. La salsa de caramelo salado la puedes hacer el día anterior, por ejemplo, y así algo que te quitas de en medio.
La crema de merengue suizo (swiss meringue buttercream) es una de las opciones que más me gustan para cubrir pasteles. Sirve tanto para rellenar como para cubrir y es muy fácil de manipular. Además, si lo realizas con azúcar moreno de caña integral el sabor tostado que le proporciona es absolutamente espectacular. ¿Lo has probado?.

Las galletas de jengibre como ya te he dicho es opcional y, si no quieres decorar con ellas no hace falta que las hagas. Aunque te diré que son facilísimas y el mismo día que hagas la salsa de caramelo puedes hacerlas. No te llevará más de 2 horas y la verdad es que queda bastante resultón. 
La glasa para decorar no puede ser más fácil, 1 clara de huevo, azúcar glas y unas gotas de limón. Con esto sale glasa suficiente para decorar todas las galletas (unas 40 pequeñas). Si no quieres poner la clara de huevo puedes omitirla. Tan solo necesitas azúcar glas y zumo de limón.

Esta cantidad de bizcocho podéis hacerla perfectamente en 3 moldes de 15 cm o uno alto de este mismo tamaño. Yo nunca horneo en moldes altos, pero si tú lo haces, debes saber que el horneado será más largo que el indicado, posiblemente el doble, así que te recomiendo bajar 10 ºC la temperatura indicada.

Tarta colibrí con crema de merengue suizo y caramelo salado

Ingredientes bizcocho
[2 moldes de 15 cm + 1 molde de 10 cm]
250gr. de azúcar
3 huevos
300ml. de aceite de girasol
260gr. de plátanos pelados y aplastados 
1 cucharadita de canela
300gr. de harina de trigo 9% proteína
1 cucharadita de bicarbonato sódico
Media cucharadita de sal
100gr. de piña en su jugo en trocitos
80gr. de nueces picadas 
Ingredientes crema de merengue suizo
4 claras de huevo (unos 150gr.)
180gr. de azúcar moreno de caña integral
250gr. de mantequilla en daditos a temperatura ambiente
100ml. de salsa de caramelo salado
Ingredientes salsa de caramelo salado
150ml. de nata para montar, mínimo 35% M.G
225gr. de azúcar
100gr. de mantequilla fría
Media cucharadita de  sal marina en escamas
Ingredientes galletas de jengibre
350gr. de harina de trigo 9%
125gr. de mantequilla temp. ambiente
100gr. de azúcar moreno
8gr. de azúcar de vainilla
2 cucharadas de canela
1 cucharadita y media de jengibre en polvo
1/2 cucharadita de cardamomo en polvo
1 cucharadita de cacao puro en polvo sin azúcar
1/2 cucharadita de sal
1 huevo L
85ml. de miel
Un chorrito de leche si fuese necesario
Ingredientes glasa para galletas
1 clara de huevo S
150gr. de azúcar glas
Unas gotas de zumo de limón


Preparación 

1. Precalentamos el horno a 170 ºC calor arriba y abajo con la rejilla en la parte central. Engrasamos 2 moldes de 15 cm y 1 de 10 cm y colocamos papel vegetal en su base. Reservamos.

2. Tamizamos la harina, bicarbonato y sal. Reservamos.

3. En un bol grande batimos el azúcar, huevos, aceite, plátanos y canela hasta que se integren. Añadimos poco a poco la mezcla de harina y batimos hasta que todos los ingredientes estén bien mezclados.

4. Agregamos la piña troceada y las nueces picadas. Removemos la mezcla hasta que se integren.

5. Vertemos la masa sobre los moldes, alisamos la superficie con una espátula y golpeamos contra la encimera para quitar posibles burbujas de aire.

6. Horneamos durante 30-35 minutos o hasta que al insertar una brocheta, ésta salga limpia. Dejamos enfriar por completo antes de desmoldar.

7. Salsa de caramelo salado: Calentamos la nata a fuego suave sin que llegue a hervir. En otro cazo ponemos a calentar el azúcar hasta que ésta empiece a derretirse. Removemos con una cuchara de madera hasta que se disuelva por completo. (El termómetro marcará 170 ºC). Añadimos la mantequilla poco a poco y seguimos removiendo. Agregamos la nata caliente y removemos hasta obtener una mezcla lisa. Por último incorporamos la sal marina en escamas. Vertemos la salsa en un tarro de cristal y dejamos enfriar.

8. Crema de merengue suizo: Ponemos las claras y el azúcar en un bol al baño María. Batimos la mezcla con unas varillas de mano hasta que el azúcar se disuelva o hasta que el termómetro alcance los 65 ºC. Pasamos la mezcla a un bol grande y comenzamos a batir hasta que las claras se monten, se vuelvan brillantes y hayan enfriado. Este proceso puede tardar alrededor de unos 10-15 minutos. En este punto agregamos la mantequilla poco a poco sin dejar de batir en ningún momento. Justo en este momento puede parecer cortada y con muy mal aspecto, no te preocupes, sigue batiendo y batiendo y la mezcla se trasformará. Cuando se torne una crema ligada, batimos 3 minutos más y añadimos la salsa de caramelo salado.

9. Galletas de jengibre: En un procesador de alimento batimos la mantequilla junto con los azúcares hasta que quede esponjosa y suave. Añadimos las especias, miel y el huevo, seguimos batiendo. Por último añadimos la harina, cacao y sal y batimos hasta que se integren. Si en este punto notas que la masa no se liga (la harina utilizada tiene un porcentaje de proteína mayor que el mío), puedes añadir un chorrito de leche, pero solamente unas gotitas. Terminamos de amasar a mano. Envolvemos con film y dejamos reposar 1 hora en la nevera. Pasamos un rodillo con un grosor no mayor a 5 mm y volvemos a dejar enfriar. Una vez que esté bien fría podremos hacer las casitas con ayuda de un cuchillo o cortador de galletas. Horneamos a 180 ºC unos 8 minutos. 
   Glasa: Batimos la clara hasta que espume, añadimos unas gotas de limón, el azúcar glas y seguimos batiendo hasta conseguir una consistencia similar a la pasta de dientes. Llenamos una manga con boquilla nº 1, decoramos nuestras galletas y dejamos endurecer antes de colocar en la tarta.

10. Montaje de la tarta: Si es necesario con la ayuda de una lira cortaremos los bizcochos para nivelarlos. Ponemos el primer bizcocho sobre un plato o cake stand. Extendemos una generosa capa de crema de merengue. Ponemos encima el otro bizcocho y cubrimos por completo con crema de merengue hasta dejar la tarta cubierta por completo. Dejamos enfriar.
Con el bizcocho de 10 cm haremos exactamente lo mismo que con el anterior. Con ambos bizcochos fríos, será el momento de colocar uno encima del otro. Decoramos con salsa de caramelo salado y algunas galletas de jengibre.




Feliz Navidad






17 diciembre, 2018

Bizcocho de plátano y chocolate


En estos días que se avecinan de fiestas y compromisos varios, necesitamos también recetas fáciles que en un momento dado nos puedan sacar de un apuro. Pues este bizcocho de plátano y chocolate es una de esas recetas. Tan fácil y rápido que estará listo en un momento y nos solucionará un  desayuno o una merienda. Además, es tan jugoso y tierno que no vas a poder dejar de hacerlo.

Otra ventaja importante es que con este bizcocho podrás aprovechar cualquier plátano pocho que estás a punto de tirar porque nadie quiere comerlo. Verás cómo así los devoran y no le hacen ascos.

Bizcocho de plátano y chocolate
[Un molde de 11x20 cm]
Ingredientes
3 plátanos maduros machacados
115gr. de azúcar moreno
115gr. de azúcar normal
195gr. de harina de trigo (9% proteína)
1 cucharadita de bicarbonato de soda
Media cucharadita de sal
125gr. de yogurt griego (1yogurt)
1 cucharadita de pasta de vainilla
125ml. de mantequilla derretida
2 huevos L
50gr. de chips de chocolate negro


Preparación

1. Precalentar el horno a 180º C calor arriba y abajo con la rejilla en la parte central del horno. Engrasamos el molde y colocamos papel vegetal para desmoldar con facilidad.

2. En un bol tamizamos la harina, bicarbonato y sal. Reservamos.

3. En otro bol mezclamos muy bien la mantequilla derretida y los azúcares. Añadimos los plátanos machados, los huevos, yogurt y pasta de vainilla. Removemos muy bien hasta que los ingredientes estén bien integrados. Incorporamos la mezcla de harina y los chips de chocolate. Mezclamos hasta combinar.

4. Vertemos la mezcla en el molde, alisamos la superficie y opcional, colocamos dos lonchas finas de plátano en la superficie. 

5. Horneamos durante 1h o hasta que esté dorado y al pinchar con una brocheta ésta salga seca y con algunas miguitas. Dejamos enfriar completamente sobre una rejilla.


Un saludo


02 diciembre, 2018

Granola casera otoñal


Poco o nada tienen que ver las granolas comerciales con cualquiera que puedas hacer en tu casa, de eso no hay ninguna duda, ¿verdad?. El problema principal cuando vamos a comprar cualquier granola o producto en general, es la gran cantidad de azúcar añadida. Pues bien, esta es una de las ventajas de hacerla en casa, ya que en todo momento podemos controlar qué azúcar y cuánta debemos añadir según nuestras preferencias.
Pocas cosas son tan fáciles y sencillas como hacer una granola casera, por lo tanto, ¿crees que vale la pena comprarla?. 
Esta granola otoñal se caracteriza por incluir uno de los ingredientes estrella de esta temporada: La calabaza.
Para esta receta necesitamos calabaza asada, para ello tendemos que cortar una calabaza por la mitad, la pondremos sobre una bandeja de horno con papel vegetal en su base y la asaremos en el horno durante 35-40 minutos a 200 ºC o hasta que al pinchar la calabaza esté blanda. No necesita nada más. Ni aceite, ni agua, ni nada de nada. Si la quieres para otro menester puedes echarle especias tales como canela, comino, anís estrellado etc... Tan solo vamos a necesitar 120gr. de calabaza asada, por lo tanto, la sobrante podemos aderezarla con cualquier especia.

Otro de los ingredientes que he añadido en esta ocasión ha sido la espelta, (totalmente opcional), pero  que aportará a la granola un ligero sabor a almendra. Para ello solo tendremos que cocerla como si de arroz se tratase y una vez cocido colar muy bien y secar con un paño para que nos quede bien suelta. Una vez fría y horneada podremos utilizarla en la granola o en cualquier otra preparación (ensaladas, espesante en cremas, etc...).

Y qué decir qué podéis añadir cualquier fruto seco (almendras, avellanas, anacardos) a vuestra elección u omitir la espelta y sustituirlo por cualquier otra cosa. 

Granola casera otoñal
Ingredientes
250gr. de avena integral gruesa
50gr. de espelta cocida (opcional)
50gr. de mezcla de piñones, pipas de calabaza y girasol
120gr. de puré de calabaza asada (leer explicación)
30gr. de aceite de coco derretido
50ml. de sirope de arce o miel
Una pizca de sal
2 cucharaditas de canela en polvo
1/2 cucharadita de jengibre en polvo
Una pizca de nuez moscada en polvo
80gr. de arándanos deshidratados

Preparación

1. Precalentamos el horno a 160 ºC calor arriba y abajo con la rejilla en la posición central del horno.

2. En un bol grande mezclamos todos los ingredientes secos menos los arándanos deshidratados.

3. Derretimos el aceite de coco y añadimos el sirope de arce y puré de calabaza asada. Mezclamos muy bien e incorporamos al bol de los ingredientes secos. Removemos todo hasta que se integren perfectamente.

4. Preparamos una bandeja de horno con papel vegetal en su base. Vertemos sobre ésta y alisamos la superficie con una espátula.

5. Horneamos durante 25-30 minutos o hasta que se dore la granola y quede crujiente. Dejamos enfriar sobre una rejilla antes de incorporar los arándanos.

6. Una vez que la granola está fría, añadimos los arándanos, troceamos la granola y guardamos en tarros de cristal.

Un saludo


15 noviembre, 2018

Bundt cake de calabacín y chocolate


El Bundt Cake Day (Día del Bundt) ha llegado y es el día perfecto para desempolvar cualquier molde tipo bundt que tengas por casa. Hoy millones de americanos (no exagero) sacarán uno de los magníficos bundt de Nordic Ware para celebrar este día. Tan popular se ha hecho que hasta nosotros ya lo celebramos...
Y no me extraña que se hayan vuelto tan populares, tan solo hay que coger uno de sus moldes y al instante saber que estás delante de un molde que te va a acompañar toda tu vida. 

Mi favorito y primer bundt fue el Kugelhupf, lo compré hace mil años, poco después este modelo estuvo descatalogado durante mucho tiempo hasta que, afortunadamente al fin se dieron cuenta de lo mucho que seguía gustando y lo volvieron a fabricar. 

Aunque mi favorito sin duda alguna es el Kugelhupf, a lo largo del tiempo he ido adquiriendo muchos de ellos e incluso aún,  tengo alguno sin estrenar, lo sé, "pa´matarme". Esto es lo que ocurre por tener un favorito...

El bundt que hoy os traigo es el "Elegant Party" pero puedes usar cualquier bundt de 10 tazas. Para celebrar este día me he decantado por un bundt de calabacín y chocolate de Zoë Bakes. He adaptado varias cosas pero el resultado ha sido espectacular.

Bundt cake de calabacín y chocolate
[Receta adaptada Zoë Bakes]


Ingredientes para un bundt de 10 cups
285gr. de harina de trigo
45gr. de cacao puro en polvo sin azúcar
1 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de sal
113gr. de mantequilla a temperatura ambiente
225gr. de azúcar moreno
100gr. de azúcar blanquilla
125gr. de aceite de girasol
2 huevos L
120gr. de crema agria
2 tazas de calabacín rallado sin pelar (un calabacín grande)
100gr. de chocolate negro 72% derretido y templado



Preparación

1. Precalentamos el horno a 180º C calor arriba y abajo con la rejilla en la parte central del horno.

2. Engrasamos un bundt de 10 cups con mantequilla, pincelamos muy bien cada recoveco y espolvoreamos con ayuda de un tamiz cacao puro en polvo hasta cubrir todo el bundt.

3. Rallamos el calabacín sin pelar y reservamos.

4. Tamizamos la harina, bicarbonato, sal y cacao puro en polvo. Reservamos.

5. En un bol grande comenzamos a batir la mantequilla junto con el azúcar moreno y blanquilla hasta obtener una masa esponjosa. Añadimos el aceite poco a poco sin dejar de batir. Comenzamos a añadir los huevos uno a uno mezclando bien entre cada uno de ellos.

6. Empezamos a añadir la mezcla de harina alternando con la crema agria. 

7. Agregamos el calabacín rallado y removemos con una pala de madera hasta conseguir una mezcla homogénea.

8. Por último vertemos el chocolate derretido y removemos muy bien.

9. Horneamos durante 45 - 60 minutos dependiendo del molde donde lo horneemos. El bizcocho estará listo cuando al pinchar una brocheta esta salga limpia.

10. Dejamos enfriar sobre una rejilla 10 minutos. Desmoldamos y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

Si te apetece glasearlo, puedes hacerlo a tu gusto, aunque yo he optado por un glaseado de limón y tomillo. Para este glaseado necesitas: Zumo de un limón, azúcar glas y tomillo fresco.
No necesitas medidas, tan solo ve echando azúcar glas poco a poco y removiendo hasta que des con la consistencia adecuada. 

Feliz Día del Bundt / Happy National Bundt Day 


Quizá te interesen estos otros Bundts:




27 julio, 2018

Tarta helada de mascarpone y frambuesas


En esta ocasión os traigo una tarta helada que se hace en un pis-pas y sin necesidad de máquina heladera. Se trata de una tarta helada de mascarpone y frambuesas que evidentemente pueden ser sustituidas por cualquier otro fruto rojo o cualquier otra cosa a vuestra elección. 

Ahora, una vez hecha, incluso se me ocurre que podría quedar muy bien con unas galletas Oreo entre sus capas o por qué no, retroceder  en el tiempo, aparecer en los ochenta y marcarnos una Comtessa, así como el que no quiere la cosa... 
En esta receta el licor de Amaretto es para mi gusto el punto fuerte de esta tarta, al igual que en la tarta al Whisky, era primordial ese gustito alcoholizado... Pues de igual manera, no es que se note muchísimo pero le da ese punto justo. Si aún así, no te he convencido de utilizarlo, lo puedes omitir sin problemas.

La gracia de esta tarta es la posición en las que se ponen las galletas Savoiardi para que al cortarla quede tan bonita. Tan solo es necesario colocar este tipo de galletas a lo largo del molde, y no a lo ancho. De este modo podemos ver cada una de las galletas. De cualquier manera estará rica, este solo es un dato estético y que no alterará el sabor sea cual sea la posición.


Tarta helada de mascarpone y frambuesas
Ingredientes:
250gr. de mascarpone frío
500ml. de nata para montar mínimo 35% MG
100gr. de azúcar glas
1 cucharadita de pasta de vainilla o extracto
2 cucharadas (o más) de licor amaretto
1/3 de bote de mermelada de albaricoque
Zumo de naranja
Galletas savoiardi
Frambuesas frescas

Preparación:

1. En un bol mezclamos el mascarpone con dos cucharadas de licor, incorporamos muy bien hasta que el mascarpone se ablande.

2. En otro bol batimos la nata para montar junto con el azúcar y la pasta de vainilla. Batimos con una s varillas eléctricas hasta que la nata se monte por completo.

3. Incorporamos un 1/4 de la mezcla al mascarpone reservado y con ayuda de una espátula lo incorporamos. Agregamos el resto de la mezcla de nata a esta preparación y removemos muy bien con movimientos envolventes. Reservamos.

4. Cortamos las galletas Savoiardi, si fuese necesario, para adaptarlas al molde elegido. En mi caso he usado un molde rectangular Lékué de 24 centímetros. Para este molde he necesitado 9 galletas savoiardi por capa.

5. En un plato hondo mezclamos el zumo de naranja con la mermelada (opcional, un buen chorro de licor amaretto) hasta que se incorporen ambos elementos. Mojamos cada galleta ligeramente y vamos colocando a lo largo de la base del molde. Añadimos una parte de la mezcla de mascarpone, alisamos e insertamos unas frambuesas en la crema. Seguidamente pondremos otra capa de galletas previamente empapadas en zumo, capa de mascarpone... etc etc etc... hasta acabar. Finalizando siempre con galletas.
* En mi caso han sido 2 capas de mascarpone y 3 capas de galletas.

6. Tapamos con film transparente y metemos en el congelador unas 2 o 3 horas. Una vez congelada, sacamos del congelador, cortamos las rebanadas oportunas y las metemos en la nevera para que no esté tan dura, SOLAMENTE helada.


Un saludo 



05 julio, 2018

Panecillos negros de tinta de calamar



Estos panecillos negros de hamburguesa con tinta de calamar son, junto con con los panecillos normales y los de remolacha un básico en mi casa. Los tres comparten una misma receta a excepción de su ingrediente principal. Son unos bollos realmente fáciles y que siempre puedes tener en casa, ya que una vez hechos se pueden congelar e ir tirando de ellos. Desde luego, merece la pena tener siempre a mano unos panecillos caseros. ¿Por qué comprar unos industriales si podemos tener siempre en casa?. 
Para conservarlos tan solo debemos envolver cada panecillo individualmente en papel film y después meterlos en tandas de 6 por ejemplo en bolsas tipo zip. De esta manera cada vez que quieras uno, solo debes sacar a temperatura ambiente o si no dispones de ese tiempo, directamente un golpe de microondas (unos segundos) y listo. Luego puedes tomarlo tal cual o tostarlo un poco. De ambas maneras estará riquísimo.

Panecillos negros de tinta de calamar

Ingredientes para 12 panecillos
480gr. de harina de fuerza Harimsa (12,9% proteína)
5,5gr. de levadura seca instantanea de panadero (*)
60ml. de agua tibia
5gr. de sal fina
1 huevo L a temperatura ambiente
8gr. de tinta de calamar (2 bolsitas)
120gr. de patata negra cocida (o la que tengas)
125ml. de agua tibia
60ml. de mantequilla derretida
Un huevo extra para pincelar
Mantequilla derretida extra para pincelar
Semillas de amapola para decorar


Preparación

1. Lavar la patata o patatas, envolver en film de plástico y cocinar en el microondas durante unos 7-10 minutos hasta que la patata esté blanda. Quitamos el film de plástico, nos deshacemos de la piel y machacamos la patata hasta conseguir un puré. Dejamos enfriar antes de comenzar. Si no te gusta este método, puedes cocerla en una olla con agua (con la piel).

2.  En un vasito mezclamos la levadura con 60ml. de agua tibia. En un bol grande añadimos la harina tamizada, hacemos un volcán y añadimos en el centro la mezcla de levadura y agua. Dejamos reposar 10 minutos hasta para que la levadura se active.

3. Comenzamos a batir con el gancho, si no disponemos de gancho amasador haremos todo el proceso a mano, teniendo en cuenta que el amasado a mano nos llevará más tiempo del indicado aquí.

4. Empezamos a agregar todos los ingredientes restantes, sal, huevo, tinta de calamar, puré de patata, 125ml. de agua tibia y por último la mantequilla derretida. Amasamos con el gancho unos 10 minutos hasta que la masa quede elástica y sin grumos.

5. Engrasamos un bol con mantequilla y pasamos la masa a este bol, tapamos con film y dejamos reposar entre 1h y media a 2 horas aproximadamente. Debe doblar su volumen.
6. Sacamos la masa del bol y amasamos ligeramente unos segundos. Dividimos la masa en 12 porciones del mismo tamaño. En mi caso han pesado alrededor de unos 74gr. cada uno de ellos.
7. Boleamos cada porción y vamos colocando en una bandeja provista de papel vegetal en su base. 

8. Tapamos con un paño de cocina y dejamos levar hasta que doblen su tamaño. En mi caso 1 hora.

-------------------------------- Precalentamos el horno a 190 ºC, calor arriba y abajo con la rejilla en el centro ------------------------------

9. Una vez hayan doblado su volumen, pincelamos con huevo batido cada pieza, espolvoreamos semillas de amapola y justo antes de meter en el horno, bajamos a 175 ºC y horneamos durante 20-25 minutos.

10. Por último y muy importante, una vez saquemos los panecillos del horno, pincelamos con mantequilla derretida la parte superior para que los bollos queden brillantes.
(*) Muy importante, la levadura seca instantánea de panadero, no es la levadura en polvo Royal. Son unos sobres con gránulos marrones (similar a la arenilla). También los comercializa la marca Royal pero vienen en un paquete naranja con el nombre de  "LEVADURA DE PANADERIA, fermento de panadeiro".



Si te ha gustado esta receta, quizá te interese:
Panecillos de hamburguesa
Panecillos remolacha