10 enero, 2018

Lahanodolmades con salsa avgolemono (Rollitos de repollo rellenos)


Los Lahanodolmades es un plato típico de la cocina tradicional griega. La palabra "Dolma" tiene un origen turco (dolmak), que significa "ser rellenado". Dependiendo de la región puede ir variando el relleno, aunque el más tradicional está compuesto por verduras, carne y arroz.

Este es un plato típicamente invernal, ya que con el frío, el repollo está en su mejor momento. Los lahanodolmades son una receta reconfortante ideal para los días fríos de invierno. Es un plato sencillo pero que requiere tiempo y cariño ya que debemos poner toda nuestra atención en el enrollado de cada hoja de col. (Según los chefs griegos, rellenar las hojas de col sería un arte). 
No sé si es un arte o no, pero lo que está claro es que cualquier plato preparado con cariño y dedicación no puede salir mal y, en el caso de los lahanodolmades no van a ser menos.

Definitivamente este es uno de los platos mas sabrosos y deliciosos de la cocina griega. Podríamos decir, por asemejarlo a uno de nuestros típicos platos, que podrían ser la versión griega de nuestros canelones. Aunque no lo creáis, (por el repollo) el sabor, a mí personalmente me recordó a nuestros canelones de cocido.

Un truco muy práctico a la hora de cocer la col es pinchar un tenedor, esto nos ayudará a manejar el repollo dentro del agua y poder sumergirlo. También será imprescindible en el momento en el que las hojas de col empiecen a desprenderse de ella. En este momento las iremos retirando y reservando fuera de la olla. Este proceso no lleva más de 5 minutos.

La versatilidad de los lahanodolmades los hace ideales para todo tipo de público, ya que se pueden rellenar de casi cualquier cosa. Por este motivo si eres vegetariano o vegano, no dudes en cambiar la carne por más arroz, diferentes verduras, e incluso algo de quinoa. Las posibilidades son infinitas.

Las hojas más grandes de la col no debemos tirarlas, éstas junto con los restos y trocitos sobrantes las usaremos como cama en la fuente, para evitar que la base de los rollitos se doren demasiado. Esta misma técnica la usaremos para cubrir toda la fuente, de este modo tampoco se doraran superficialmente.

Hay dos modos de realizar esta receta, al fuego o al horno. He optado por esta segunda y para ello he utilizado una fuente de paredes altas (7,5 cm) cerámica de Emile Henry ideal para cocinar de forma natural y de manera suave y progresiva. 

Si como a mí te encantan los productos Emile Henry no te puedes perder el concurso para blogs que ha lanzado Claudia & Julia en colaboración con Emile Henry. Yo ya me he animado con esta receta tradicional típica griega, y tú, ¿Te animas a participar?.


Lahanodolmades con salsa avgolemono
(Rollitos de repollo rellenos con salsa de limón)
Ingredientes rollitos
1 repollo o col rizada grande
450gr. de carne de ternera y cordero picada
95gr. de arroz arborio crudo
2 cucharadas de aceite de oliva
1 cebolla blanca
2 dientes de ajo bien picados
2 cebollas tiernas picadas
Un puñado de eneldo fresco picado
Un puñado de perejil fresco picado
1 cucharadita de sal
1/4 de cucharadita de comino molido
Media cucharadita de pimienta negra
750ml. de caldo de pollo
Ingredientes salsa 
1 limón grande
4 huevos 
Una pizca de sal


Preparación

1. Quitamos el núcleo del repollo unos 5-6 centímetros. En una olla hirviendo con una pizca de sal, introducimos el repollo. Éste debe estar totalmente cubierto por el agua. El tenedor nos ayudará a sumergir la col en el agua y que no flote.

2. Poco a poco las hojas se irán desprendiendo, en este momento debemos retirar las hojas que ya estén tiernas. Vamos reservando estas hojas en una fuente. Continuamos el proceso hasta que todas las hojas se hayan soltado.


3. En una sartén agregamos 2 cucharadas de aceite y cocinamos a fuego suave una cebolla blanca rallada junto con el ajo picado muy fino. Una vez se cocine y esté ligeramente caramelizada retiramos del fuego.

4. En un bol grande pondremos la carne picada, arroz (crudo), eneldo, perejil, comino, cebolla tierna picada, sal y pimienta. Removemos bien y añadimos la cebolla y el ajo caramelizado hasta que éstos estén combinados.

5. Precalentamos el horno a 180 ºC calor arriba y abajo con la rejilla en la parte central.

6. Con todas las hojas ya sueltas, empezamos una a una a retirar la parte más gruesa del centro, esto nos ayudará a cerrar mejor nuestro rollito. Agregamos una cucharada de relleno en la parte inferior de la hoja.


 7. Doblamos el extremo inferior sobre el relleno, luego doblamos los laterales hacia adentro y por último enrollamos la hoja sobre sí misma, apretando ligeramente pero no demasiado ya que el relleno crecerá mientras se cocina.

 8. Con las hojas más grandes y feas, vamos haciendo una base sobre una fuente apta para hornear. En este caso he optado por una fuente cerámica de Emile Henry, ideal para una cocción natural, suave y progresiva. 


9. Colocamos los rollos bien apretados entre sí para que no se muevan durante la cocción. Agregamos el caldo de pollo, cubrimos con más hojas sobrantes, ponemos un peso encima (una tapa apta para horno o un plato). Horneamos durante 90 minutos.

10. Para la salsa avgolemono: En un cazo al baño María, agregamos los huevos, zumo de limón y pizca de sal. Batimos constantemente con unas varillas de mano hasta que comience a espesar. Por úilmino, servimos los rollitos de repollo calientes con salsa avgolemono, decoramos con eneldo fresco y... ¡ a disfrutar!.


Con esta receta empiezo una nueva etapa en el blog, en el que además de las típicas recetas dulces a las que estáis acostumbrados, iré publicando también alguna que otra salada. 




¡Espero que os guste!

Un saludo







6 comentarios:

  1. Como me gusta la col, cruda,en sopa, rellena, en casa de cualquier manera y está receta con esa salsa no la conocía y no tardaré en hacerla. Gracias por esas fotos tan divinas. Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Oh, si. Me encantan. Pero esto si, la salsa es diferente de los que hacen los húngaros o los que se preparan en România. Col dulce o en salmuera, el relleno igualito pero la sala es de tomate y zanahoria en el caso de los coles dulces, y van con eneldo también. En el caso de col agria, se cocinan al vapor. Y al final se sirven con nata agria. Tremendos. No faltan de las mesas de Navidad! 😍😍
    Estupenda entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues habrá que probarlos también!!

      Muchas gracias Eniko

      Eliminar
  3. Hace tiempo que estoy enamorada de tu blog y tus recetas. Es la primera vez que lo comento, este plato me es familiar aunque yo hago la versión francesa, menos exótica. Una versión que voy a probar en cuanto compre col. Muchas gracias por todo. Lorena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti Lorena!!! Me alegro que te guste mi blog ;)

      Eliminar