08 marzo, 2017

Tarta de queso ricotta y chocolate


Si hay un postre que siempre triunfa en cualquier celebración, este es sin duda el "cheesecake". 
La tarta de queso siempre es un "must" en cualquier evento que se precie, gusta tanto a pequeños como mayores y siempre es un acierto incluirla en celebraciones familiares.
En esta ocasión os traigo una receta de Tarta de queso ricotta y chocolate riquísima y que sin duda se convertirá en vuestra receta favorita. 
Lo que más me gusta en una tarta de queso o de cualquier otro ingrediente es definitivamente su corteza, esta puede hacer que una tarta sea absolutamente deliciosa o por el contrario destrozar cualquier relleno por muy bueno que sea.
Para que esto no ocurra, lo primero que necesitamos es una buena masa quebrada y seguir las indicaciones que os doy en la receta. Como siempre os digo, el mejor truco y más barato que hay para conseguir una corteza perfecta y crujiente es el FRÍO. Cuanto más fría esté nuestra masa quebrada mejores resultados obtendremos. 
Por supuesto aquí cada uno hará lo que quiera y muchos pensaréis que para qué esperar 24h a que la masa se enfríe pudiendo esperar 1h solamente... ¡Pues esto ya va en cada uno! Yo sólo os cuento cómo lo hago y cómo a mí me da resultado.
Respecto al tema del ron, como ya sabéis el alcohol se evapora en el horneado así que no hay ningún problema, pero si aún así queréis prescindir de él, podéis sustituirlo por ejemplo por zumo de naranja que combina perfectamente con el chocolate. 


Tarta de queso ricotta y chocolate
Ingredientes corteza
250gr. de harina de trigo 9% proteína
180gr. de mantequilla con sal
23ml. de leche
20gr. de yema de huevo (1 yema L)
4gr. de sal fina
5gr. de azúcar blanca
Ingredientes relleno
250gr. de chocolate negro troceado
400gr. de ricotta o requesón
80gr. de azúcar glas
2 cucharadas de ron
2 cucharaditas de vainilla en pasta
200gr. de nueces picadas

Preparación
1. Masa quebrada;  En un procesador de alimentos/robot provisto de cuchilla colocamos la harina tamizada, azúcar, sal y mantequilla cortada en dados. Mezclamos con pulsaciones cortas hasta que la mezcla tenga una textura similar a la arena. Añadimos la yema de huevo y la leche muy poco a poco sólo hasta que se liguen los ingredientes, (la trabajamos lo menos posible). Una vez la masa forme un bloque la sacamos del robot, la extendemos  con un rodillo dando un grosor de 6mm. Engrasamos un molde de unos 20cm con mantequilla y forramos el molde con la masa. Guardamos en el congelador mínimo 24h. (Cuanto más frío, mejores resultados obtendréis).

2. Precalentamos el horno a 200 ºC calor arriba y abajo con la rejilla en la parte central.

3. En un bol resistente al color pondremos el chocolate al baño María hasta derretirlo por completo.

4. En otro bol mezclamos el queso ricotta, azúcar glas, ron, pasta de vainilla y nueces picadas hasta conseguir una mezcla homogénea. Incorporamos al chocolate derretido y mezclamos muy bien.

5. Sacamos nuestro molde forrado de masa quebrada del congelador y vertemos toda la mezcla. Alisamos la superficie con una espátula.

6. Horneamos a 180 ºC durante 60 minutos. Dejamos enfriar a temperatura ambiente sobre una rejilla antes de desmoldar.

7. Por último, espolvoreamos con cacao puro en polvo o azúcar glas.


Un saludo

9 comentarios:

  1. Se me hace la boca agua....
    El molde,así a ojo...¿20,22 cms.?
    Gracias.

    (preciosas fotos ��)

    Un abrazo,
    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este es de 18cm. Uno de 20 te irá perfecto. :)

      Gracias Carmen

      Eliminar
  2. Qué deliciosa!! Cheesecake y chocolate, qué más puedo pedir. Y no lleva huevo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El relleno no, pero la masa quebrada sí lleva yema.

      Gracias ;)

      Eliminar
  3. Wow,¡qué pasada de corte tiene esa tarta! Me tomaría un buen trozo ahora mismo ;)

    ResponderEliminar
  4. me he enamorado de esta tarta¡¡¡ me parece lo mas¡¡¡, me la apunto.
    besos crisylaura

    ResponderEliminar