22 marzo, 2017

Rainbow cake; Tarta arcoíris con cheesecake y crema de mascarpone


Nada mejor que comenzar la primavera con una tarta bien colorida como es la tarta Arco iris o Rainbow cake, y si encima lleva cheesecake en su interior mucho mejor. Para llevarla a cabo necesitamos varias preparaciones como son los bizcochos por una parte (6) las tartas de queso (5) por otra y la cobertura final como último elemento. Puede parecer que son demasiadas cosas y que será muy complicado, pero todas las preparaciones son básicas y muy muy fáciles de hacer.

Para los bizcochos tan sólo necesitamos lo básico como para cualquier otro, la única diferencia es que antes de meterlos en el horno los vamos a teñir de colores. La segunda de las preparaciones son unos cheesecake fácilismos que se hacen en un pis-pas sin baño María ni historias, así de rápido.

Por ultimo vamos a necesitar una cobertura, en este caso vamos a usar crema de mascarpone pero valdría cualquier cobertura que quede blanca, como por ejemplo una crema de queso, una buttercream de nubes o incluso una buena nata montada con bastante cuerpo.

Para teñir los bizcochos es imprescindible que usemos colorantes en pasta o gel, no pueden ser líquidos de estos que venden en los supermercados, ya que al contener agua los bizcochos nunca os quedarían con colores potentes. Los colorantes que he utilizado son de la marca Americolor y para el rojo he utilizado la marca Sugarflair red velvet.

Tarta Arco iris con cheesecake

Ingredientes bizcochos
300ml. de aceite de girasol
300gr. de azúcar
6 huevos L
300gr. de harina de trigo tamizada
3 cucharaditas de levadura química
2 cucharaditas de pasta de vainilla
Colorantes en pasta o gel; rojo, naranja, amarillo, verde, azul, morado
.......
Ingredientes cheesecake
1kg de queso crema tipo Philadelphia
5 huevos L
350gr. de azúcar
2 cucharaditas de pasta de vainilla
.......
Ingredientes crema de mascarpone
250gr. de mascarpone frío
90gr. de azúcar glas tamizado
120ml. de nata para montar mínimo 35% MG



Preparación bizcochos

1. Precalentamos el horno a 180 ºC calor arriba y abajo con la rejilla en la parte central. Preparamos 6 moldes de 15cm con papel vegetal en su base o si sólo disponemos de 3 moldes (como en mi caso), los haremos en tandas de tres.

2. En un bol batimos el aceite, azúcar, pasta de vainilla y huevos hasta que estén muy bien integrados. Con la harina y levadura tamizadas, incorporamos a la mezcla de aceite y batimos hasta que quede una mezcla homogénea.

3. Repartimos la mezcla en 6 boles procurando que lleven la misma cantidad. Empezamos a teñir de color cada uno de los boles. Debemos teñirlos muy bien y que queden con un color potente, ya que una vez se horneen el tono bajará un poco.

4. Vertemos la mezcla de los 3 primeros colores en nuestros 3 moldes y horneamos durante 20 minutos. Comprobamos que están cocidos pinchando un palillo. Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

(*) Cuando podamos desmoldar usaremos estos 3 moldes para hornear los otros 3 colores. 

Preparación cheesecake

1. Batimos la crema de queso, azúcar y pasta de vainilla hasta conseguir una masa homogénea. Añadimos los huevos de uno en uno sin parar de batir. La masa debe quedar lisa y sin grumos.

2. Repartimos la mezcla en 5 moldes de 15cm cada uno con papel vegetal en su base. Si no disponemos de 5 moldes haremos lo mismo que con los bizcochos de colores. Primero horneamos 3 moldes y luego 2.

3. Horneamos a 170 ºC calor arriba y abajo con la rejilla en el centro durante 40-45 minutos o hasta que al pinchar con una brocheta esta salga limpia.

4. Dejamos enfriar sobre una rejilla hasta que estén totalmente frías. Desmoldamos y dejamos enfriar mínimo 24h en la nevera.

Preparación crema de mascarpone

1. En un bol batimos el mascarpone y azúcar hasta que estén integrados. Vertemos la nata bien fría y batimos hasta que la mezcla coja cuerpo, aumente su tamaño y esté bien montada. Dejamos enfriar en la nevera tapada con film hasta el momento de montar la tarta.

Una vez tengamos todas las preparaciones...

Comenzamos por nivelar los bizcochos con ayuda de una lira hasta que todos tengan la misma altura. Haremos lo mismo con las tartas de queso (una vez enfriadas 24h), aunque parezcan muy estrechas debemos nivelarlas también.

Con todo nivelado comenzamos poniendo el primer bizcocho (morado), seguidamente untamos con un poquito de crema mascarpone (muy poca) y justo encima colocamos el primer cheesecake. Así iremos colocando sucesivamente cada uno de los bizcochos y cheesecakes hasta terminar.

Una vez todo montado cubriremos con mascarpone sólo las capas de la tarta de queso, dejando entrever los colores de los bizcochos.

Decoramos al gusto por ejemplo con algodón de azúcar en la parte superior y sprinkles de colores por toda la tarta.

Un saludo




08 marzo, 2017

Tarta de queso ricotta y chocolate


Si hay un postre que siempre triunfa en cualquier celebración, este es sin duda el "cheesecake". 
La tarta de queso siempre es un "must" en cualquier evento que se precie, gusta tanto a pequeños como mayores y siempre es un acierto incluirla en celebraciones familiares.
En esta ocasión os traigo una receta de Tarta de queso ricotta y chocolate riquísima y que sin duda se convertirá en vuestra receta favorita. 
Lo que más me gusta en una tarta de queso o de cualquier otro ingrediente es definitivamente su corteza, esta puede hacer que una tarta sea absolutamente deliciosa o por el contrario destrozar cualquier relleno por muy bueno que sea.
Para que esto no ocurra, lo primero que necesitamos es una buena masa quebrada y seguir las indicaciones que os doy en la receta. Como siempre os digo, el mejor truco y más barato que hay para conseguir una corteza perfecta y crujiente es el FRÍO. Cuanto más fría esté nuestra masa quebrada mejores resultados obtendremos. 
Por supuesto aquí cada uno hará lo que quiera y muchos pensaréis que para qué esperar 24h a que la masa se enfríe pudiendo esperar 1h solamente... ¡Pues esto ya va en cada uno! Yo sólo os cuento cómo lo hago y cómo a mí me da resultado.
Respecto al tema del ron, como ya sabéis el alcohol se evapora en el horneado así que no hay ningún problema, pero si aún así queréis prescindir de él, podéis sustituirlo por ejemplo por zumo de naranja que combina perfectamente con el chocolate. 


Tarta de queso ricotta y chocolate
Ingredientes corteza
250gr. de harina de trigo 9% proteína
180gr. de mantequilla con sal
23ml. de leche
20gr. de yema de huevo (1 yema L)
4gr. de sal fina
5gr. de azúcar blanca
Ingredientes relleno
250gr. de chocolate negro troceado
400gr. de ricotta o requesón
80gr. de azúcar glas
2 cucharadas de ron
2 cucharaditas de vainilla en pasta
200gr. de nueces picadas

Preparación
1. Masa quebrada;  En un procesador de alimentos/robot provisto de cuchilla colocamos la harina tamizada, azúcar, sal y mantequilla cortada en dados. Mezclamos con pulsaciones cortas hasta que la mezcla tenga una textura similar a la arena. Añadimos la yema de huevo y la leche muy poco a poco sólo hasta que se liguen los ingredientes, (la trabajamos lo menos posible). Una vez la masa forme un bloque la sacamos del robot, la extendemos  con un rodillo dando un grosor de 6mm. Engrasamos un molde de unos 20cm con mantequilla y forramos el molde con la masa. Guardamos en el congelador mínimo 24h. (Cuanto más frío, mejores resultados obtendréis).

2. Precalentamos el horno a 200 ºC calor arriba y abajo con la rejilla en la parte central.

3. En un bol resistente al color pondremos el chocolate al baño María hasta derretirlo por completo.

4. En otro bol mezclamos el queso ricotta, azúcar glas, ron, pasta de vainilla y nueces picadas hasta conseguir una mezcla homogénea. Incorporamos al chocolate derretido y mezclamos muy bien.

5. Sacamos nuestro molde forrado de masa quebrada del congelador y vertemos toda la mezcla. Alisamos la superficie con una espátula.

6. Horneamos a 180 ºC durante 60 minutos. Dejamos enfriar a temperatura ambiente sobre una rejilla antes de desmoldar.

7. Por último, espolvoreamos con cacao puro en polvo o azúcar glas.


Un saludo

02 marzo, 2017

Pastel de pera, almendra y polenta sin gluten


Hoy os traigo un pastel muy fácil sin gluten super tierno y jugoso. Se trata de un bizcocho hecho con polenta sin gluten, (harina de maíz amarillo). 
Como ya sabréis con la polenta se pueden hacer multitud de platos como la típica polenta italiana "concia" que se hace en una bandeja de horno y luego se corta en porciones, o la untosa que personalmente es la versión que más me gusta, ya que queda como una especie de gachas o puré perfecta para acompañar cualquier plato.
En esta ocasión os traigo una versión dulce realizada con polenta. Esta versión es perfecta para intolerantes o alérgicos al gluten, ya que no contiene harina de trigo, tan solo polenta "sin gluten". Recalco todo el tiempo que sea polenta sin gluten porque aunque la polenta es harina de maíz, no todas las marcas están libres de gluten, es muy importante que en el paquete aparezca el símbolo o simplemente se especifique como "sin gluten" o "gluten free".
Respecto a la receta, si te gustan los bizcochos super jugosos y húmedos este te va a encantar. La pera hace que el bizcocho quede super húmedo como si llevara algún tipo de almíbar y junto con la polenta y almendra queda una textura espectacular. Además es tan facial de hacer que lo harás continuamente.


Pastel de almendra y polenta sin gluten
Ingredientes
200gr. de mantequilla a temperatura ambiente
200gr. de panela o azúcar moreno
Zumo y ralladura de 1 naranja
3 huevos L
200gr. de almendra molida
200gr. de polenta instantanea sin gluten
1 cucharadita de levadura en polvo (baking powder)
3 peras firmes pero maduras

Preparación

1. Precalentamos el horno a 180 ºC. En mi caso he utilizado una sartén de hierro fundido de 20 cm a la que le he colocado una hoja de papel de horno. Si lo haces en un molde normal, engrasa las paredes y coloca papel vegetal en su base.

2. Batimos con unas varillas eléctricas la mantequilla junto con el azúcar hasta conseguir una masa suave y esponjosa. Añadimos el zumo, la ralladura, los huevos batidos y la almendra. Batimos hasta incorporar.

3. Agregamos la polenta junto con la levadura y batimos todo hasta obtener una mezcla suave y uniforme.

4. Volcamos la masa sobre el molde, alisamos la superficie y vamos colocando las peras de la siguiente manera; Cortamos las peras por la mitad desde el tallo. Retiramos las semillas con una cuchara parisién o sacabolas. Cortamos las peras muy finas verticalmente desde el tallo sin llegar hasta el final para que la pera permanezca unida por el extremo. Para colocarlas en el molde solo debemos abrirlas ligeramente como si de un abanico se tratase.

5. Una vez colocadas las peras horneamos en la parte central del horno durante 40 minutos o hasta que el pastel esté cocido. Comprobamos con un palillo que este salga limpio. Retiramos el horno y dejamos enfriar sobre una rejilla. 

(*) Se puede consumir frio totalmente pero templado está delicioso.

Espero que os guste

Un saludo


Si te interesan más recetas SIN GLUTEN estas te pueden gustar: Tarta de chocolate  // Pastel de chocolate y calabaza // Panna cotta // Flan de huevo